banner_virtual Ahora, que el tema de la virtualización está tan de moda, vamos a probar la virtualización nativa de linux a través de KVM (Kernel Virtual Machine) en nuestro Linux Mint. Por su puesto, este tutorial es válido también para Ubuntu y Debian. He usado virtualbox como herramienta de virtualización en otras ocasiones en mi sistema, para virtualizar máquinas Windows y Linux, pero dado que Linux ya trae herramientas de virtualización pontentes y que estoy bastante acostumbrado a utilizar en servidores, he querido probar alguna herramienta de adminstración para máquinas KVM en nuestro Linux Mint. Por supuesto, en Linux, puedes administrar las máquinas KVM desde la línea de comando, pero para un usuario poco experimentado resulta bastante engorroso, por lo que me puse a buscar alguna consola gráfica que facilitara la creación y posterior configuración de las máquinas virtuales. En el entorno empresarial utilizo Proxmox VE como herramienta de administración. Es muy potente, pero no me parece una solución válida para el entorno doméstico ya que Proxmox VE es una distribución propia basada en Debian Wheeze. Después de visitar la web de KVM en el apartado de herramientas gráficas http://www.linux-kvm.org/page/Management_Tools descubrí Virtual Machine Manager. La verdad es que esta herramienta me ha sorprendido gratamente por su facilidad de uso y potencia para poder configurar prácticamente todos las opciones de configuración disponibles para máquinas KVM. Los pasos para poner a funcionar Virtual Machine Manager son los siguientes: Instalamos los paquetes necesarios: kvm-01 Bien, pues así de simple, ya tenemos la herramienta lista para usar. El acceso a Virtual Machine Manager lo encontraremos en el menú, bajo el apartado de Administración, pero siempre lo podemos ejecutar en la línea de comandos con: kvm-02 NOTA: Durante la instalación de Virtual Machine Manager se crea un el grupo libvirtd y se añade nuestro usuario a dicho grupo, necesario para poder ejecutar las máquinas virtuales. El problema es que es posible que la pertenencia al grupo no sea efectiva y por lo tanto al arrancar la herramienta os salga un error relacionado con permisos. Esto se soluciona fácilmente cerrando la sesión e iniciando una nueva, pero como cerrar la sesión puede resultar un incordio se puede ejecutar lo siguiente: kvm-03 Al iniciar sesión con nuestro usuario de nuevo, conseguimos que la pertenencia al grupo libvirtd sea efectiva. Todo esto, en cualquier caso, no será necesario una vez hayamos iniciado sesión de nuevo.
  • Una vez arrancada la herramienta, nos encontramos con una consola en la que tenemos una lista de nuestras máquinas creadas. En esta misma lista podemos arrancar, parar o pausar cada una de las máquinas virtuales. También nos ofrece un pequeño gráfico de uso de CPU.
  • Parar crear una nueva máquina virtual simplemente haremos click en el botón situado en la parte superior izquierda y se abrirá el asistente para la creación de una nueva máquina. En esta primera pantalla, introduciremos el nombre y el método de instalación elegido. En este caso seleccionamos instalación desde CDROM o imagen ISO.
  • En la segunda pantalla introducimos el tipo de sistema y la ubicación de la imagen ISO del sistema que queremos instalar o bien directamente el dispositivo CD/DVD.
  • En la tercera pantalla especificamos la cantidad de memoria RAM y el número de cores que tendrá la VM.
  • En esta, especificamos la cantidad de espacio en disco que tendrá la VM, nos permite realizar una asignación del tamaño completo o no realizar esta asignación inicial e ir consumiendo el espacio según la VM lo vaya necesitando.
  • En esta última, especificamos el tipo de red que tendrá nuestra máquina, en este caso y dado que no disponemos de ningún bridge configurado sólo nos queda la opción de utilizar el método NAT para que nuestra nueva máquina acceda a la red. Con NAT, se creará una red enrutada privada desde la VM que utilizará la IP de nuestro sistema principal para salir. En otro post pondré una pequeña configuración de un bridge para que la VM tenga un dispositivo de red completamente independiente la del sistema principal.